jueves, 5 de diciembre de 2013

Reflexión / Meditemos el Catecismo de la Iglesia Católica

En el «Catecismo de la Iglesia Católica», leemos que la misión del hombre, es que conozcamos a Dios, y le amemos con todo nuestro corazón, con todas nuestras fuerzas, con toda la potencia de nuestra alma. Por lo que no debemos nada fuera de Dios y de los intereses de Cristo Jesús nuestro Señor. Pero es imposible amar a Dios si no amamos a la Iglesia Católica, hagamos que toda nuestra vida, entera, se conforme al mismo sentir de la Santa Madre Iglesia Católica. Sentir con la Iglesia es amar a Cristo. Pero meditemos estos textos, y otros que con la ayuda de Dios, compartiré.

Si no adoramos al Señor dignamente, estamos desaprovechando una oportunidad que todos tenemos, para ser santos, santas, porque sin la santidad nadie podrá ver a Dios.
 ¿Te animas, hermano, hermana, leer la continuación en los días que viniere? ¡Ánimo! Y que el Señor nos ayude a perseverar.
 
* *  *
 
Anunciar el Evangelio de Cristo sin hipocresía ni fariseísmo, y tenemos que hacerlo con los mismos sentimientos de la Santa Madre Iglesia Católica, ¿cuáles son esos sentimientos? los mismos que los de nuestro Dios y Señor Jesucristo. Siempre con la mirada y nuestro corazón puestos en los Corazones de Jesús y María. Porque también tenemos que acudir diariamente a la Santísima Madre de Dios, que ella nos ayudará en nuestra perfección.  

Necesitamos ser constantes en el fiel cumplimiento de la Voluntad de Dios, abrir la Santa Biblia, meditarla atentamente, todos los días, leer los comentarios  doctrinales que está al pie de página, meditar también  el Catecismo de la Iglesia Católica, desde el principio hasta el final, todos los días, a esto, se comprende que hemos pasar nuestro tiempo orando, apartándonos de los peligros de la mundanidad, que es obstáculo para el camino de la salvación eterna.

 

Oración, mucha oración, la Eucaristía, participar espiritualmente, cuando estamos en la Eucaristía, como si viéramos al mismo Cristo delante de nosotros. Visitar y adorar al Santísimo con toda nuestra alma, fijándonos en el sagrario, ofreciéndonos a nosotros mismos, y suplicar por todos nuestros hermanos y hermanas. Si nuestras oraciones van superando nuestras imperfecciones. 

En el CIC 12, nos explica cuáles son los principales destinatarios del Catecismo de la Iglesia Católica, para ellos en primer lugar.

Pero también para los que quieren, queremos perfeccionar nuestros conocimientos y amor a Dios, siempre fielmente al Magisterio de la Iglesia Católica. Y lo debemos tener en nuestro hogar, en nuestra biblioteca de libros con licencia eclesiástica. Pero no como adorno, sino como alimento espiritual que ayudará a dar más vida y oxígeno a nuestra vida de cristianos, cristianas; hijos e hijas de Dios.

 
No podemos leer el Catecismo como se hace cuando se lee algún periódico, tanto de la lectura de las Sagradas Escrituras como del Catecismo, siempre hemos de sacar el máximo provecho espiritual.

He oído a personas que no le gustan que se mencionen tanto la palabra "norma", que según ellos, no es muy cristiano. Sin embargo, El Catecismo, nos habla, de la seguridad de estas normas, en lo que se refiere a la vida de santidad.



Para el corazón mundano, es un suplicio: ¿para qué tantas normas? En todas las órdenes religiosas contemplativa y activa tiene sus normas, unas normas que impulsa a la caridad cristiana, al amor fraternal, Normas de Dios en el Antiguo y Nuevo Testamento. Sin estas normas, no aprenderíamos donde ir por el Camino de Cristo. Son normas que nos llevan a la Vida eterna, por eso, es necesaria la Santa Obediencia y perseverar en el camino de la Voluntad de Dios.

Comencemos desde la Introducción hasta el número 12:

Catecismo de la Iglesia Católica

...

1. Introducción 
 
 
Conservar el Depósito de la fe es la misión que el Señor confió a su Iglesia y que ella realiza en todo tiempo. El Concilio ecuménico Vaticano II, inaugurado hace treinta años por mi predecesor Juan XXIII, de feliz memoria, tenía la intención y el deseo de hacer patente la misión apostólica y pastoral de la Iglesia, y llevar a todos los hombres, mediante el resplandor de la verdad del evangelio, a buscar y recibir el amor de Cristo que está sobre todo (cf. Ef 3,19).
 
Con este propósito, el Papa Juan XXIII había asignado como tarea principal conservar y explicar mejor el depósito precioso de la doctrina cristiana, con el fin de hacerlo más accesible a los fieles de Cristo y a todos los hombres de buena voluntad. Para esto, el Concilio no debía comenzar por condenar los errores de la época, sino, ante todo, debía aplicarse a mostrar serenamente la fuerza y la belleza de la doctrina de la fe. “Confiamos que la Iglesia –decía él– iluminada por la luz de este Concilio, crecerá en riquezas espirituales, cobrará nuevas fuerzas y mirará sin miedo hacia el futuro...Debemos dedicarnos con alegría, sin temor, al trabajo que exige nuestra época, manteniéndonos en el camino por el que la Iglesia marcha desde hace casi veinte siglos”.

Con la ayuda de Dios, los Padres conciliares pudieron elaborar, a lo largo de cuatro años de trabajo, un conjunto considerable de exposiciones doctrinales y de directrices pastorales ofrecidas a toda la Iglesia. Pastores y fieles encuentran en ellas orientaciones para la “renovación de pensamiento, de actividad, de costumbres, de fuerza moral, de alegría y de esperanza, que ha sido el objetivo del Concilio”.

Desde su conclusión, el Concilio no ha cesado de inspirar la vida eclesial. En 1985, yo podía declarar: “Para mí –que tuve la gracia especial de participar en él y de colaborar activamente en su desarrollo–, el Vaticano II ha sido siempre, y es de una manera particular en estos años de mi pontificado, el punto constante de referencia de toda mi acción pastoral, en el esfuerzo consciente por traducir sus directrices mediante una aplicación concreta y fiel, al nivel de cada Iglesia y de toda la Iglesia. Es preciso volver sin cesar a esta fuente”. 

En este espíritu, el 25 de Enero de 1985, convoqué una Asamblea extraordinaria del Sínodo de los Obispos, con ocasión del vigésimo aniversario de la clausura del Concilio. El fin de esta asamblea era celebrar las gracias y los frutos espirituales del Concilio Vaticano II, profundizar su enseñanza para una más perfecta adhesión a ella y promover su conocimiento y aplicación. 

En la celebración de esta asamblea, los Padres del Sínodo expresaron el deseo “de que fuese redactado un Catecismo o compendio de toda la doctrina católica tanto sobre la fe como sobre la moral, que sería como un texto de referencia para los catecismos o compendios que son compuestos en los diversos países. La presentación de la doctrina debe ser bíblica y litúrgica, y debe ofrecer una doctrina segura y al mismo tiempo adaptada a la vida actual de los cristianos”. Desde la clausura del Sínodo, hice mío este deseo, juzgando que “responde enteramente a una verdadera necesidad de la Iglesia universal y de las Iglesias particulares”. 

¡Cómo no dar gracias de todo corazón al Señor en este día en que podemos ofrecer a la Iglesia entera con el título de “Catecismo de la Iglesia Católica”, este “texto de referencia” para una catequesis renovada en las fuentes vivas de la fe! 

Tras la renovación de la Liturgia y la nueva codificación del Derecho canónico de la Iglesia latina y de los Cánones de las Iglesias orientales católicas, este catecismo ofrecerá una contribución muy importante a la obra de renovación de toda la vida eclesial, querida y puesta en aplicación por el Concilio Vaticano II.
 
 

 2. Itinerario y espíritu de la preparación del texto
 

El “Catecismo de la Iglesia Católica” es fruto de una muy amplia colaboración. Es el resultado de seis años de trabajo intenso en un espíritu de apertura atento y con un fervor ardiente.

 

En 1986 confié a una Comisión de doce Cardenales y Obispos, presidida por Mons. el Cardenal Joseph Ratzinger, la tarea de preparar un proyecto para el Catecismo solicitado por los Padres del Sínodo. Un Comité de redacción de siete obispos diocesanos, expertos en teología y en catequesis, ha asistido a la Comisión en su trabajo.

 

La Comisión, encargada de dar loas directrices y de velar por el desarrollo de los trabajos, ha seguido atentamente todas las etapas de la redacción de las nueve versiones sucesivas. El Comité de redacción, por su parte, ha asumido la responsabilidad de escribir el texto, introducir en él las modificaciones exigidas por la Comisión y examinar las observaciones que numerosos teólogos, exegetas, catequistas y, sobre todo, Obispos del mundo entero, con el fin de mejorar el texto. El Comité ha sido un lugar de intercambios fructíferos y enriquecedores que han asegurado la unidad y homogeneidad del texto.

 

El proyecto ha sido objeto de una amplia consulta de todos los obispos católicos, de sus Conferencias episcopales o de sus Sínodos, de los institutos de teología y de catequesis. En su conjunto, el proyecto ha recibido una acogida muy favorable por parte del Episcopado. Podemos decir ciertamente que este Catecismo es fruto de una colaboración de todo el episcopado de la Iglesia católica, que ha acogido generosamente mi invitación a tomar su parte de responsabilidad en una iniciativa que toca de cerca a la vida eclesial. Esta respuesta suscita en mí un profundo sentimiento de gozo, porque el concurso de tantas voces expresa verdaderamente lo que se puede llamar la “sinfonía” de la fe. La realización este Catecismo refleja así la naturaleza colegial del Episcopado y atestigua la catolicidad de la Iglesia.

 3. Distribución de la materia

  • Un catecismo debe presentar fiel y orgánicamente la enseñanza de la Sagrada Escritura, de la Tradición viva en la Iglesia y del Magisterio auténtico, así como la herencia espiritual de los Padres, de los santos y santas y de la Iglesia, para permitir conocer mejor el misterio cristiano y reavivar la fe del Pueblo de Dios. Debe tener en cuenta las explicitaciones de la doctrina que el Espíritu Santo ha sugerido a la Iglesia en el curso de los siglos. Es preciso también que ayude a iluminar con la luz de la fe las situaciones nuevas y los problemas que hasta ahora no se habían planteado en el pasado.

El catecismo, por tanto, contiene cosas nuevas y cosas antiguas (cf. Mt 13,52), pues la fe es siempre la misma y fuente de luces siempre nuevas.  

Para responder a esta doble exigencia, el “Catecismo de la Iglesia Católica”, por una parte, repite el orden “antiguo”, tradicional, y seguido ya por el Catecismo de San Pío V, dividiendo el contenido en cuatro partes: el Credo; la Sagrada Liturgia con los sacramentos en primer plano; el obrar cristiano, expuesto a partir de los mandamientos; y finalmente la oración cristiana. Pero, al mismo tiempo, el contenido es expresado con frecuencia de una forma “nueva”, con el fin de responder a los interrogantes de nuestra época.

Las cuatro partes están ligadas entre sí: el misterio cristiano es el objeto de la fe (primera parte); es celebrado y comunicado en las acciones litúrgicas (segunda parte); está presente para iluminar y sostener a los hijos de Dios en su obrar (tercera parte); es el fundamento de nuestra oración, cuya expresión privilegiada es el “Padrenuestro”, que expresa el objeto de nuestra petición, nuestra alabanza y nuestra intercesión (cuarta parte). 

La Liturgia es por sí misma oración; la confesión de la fe tiene su justo lugar en la celebración del culto. La gracia, fruto de los sacramentos, es la condición insustituible del obrar cristiano, igual que la participación en la Liturgia de la Iglesia requiere la fe. Si la fe no se concreta en obras permanece muerta (cf. St 2, 14–26) y no puede dar frutos de vida eterna. 

En la lectura del “Catecismo de la Iglesia Católica” se puede percibir la admirable unidad del misterio de Dios, de su designio de salvación, así como el lugar central de Jesucristo Hijo único de Dios, enviado por el Padre, hecho hombre en el seno de la Santísima Virgen María por el Espíritu Santo, para ser nuestro Salvador. Muerto y resucitado, está siempre presente en su Iglesia, particularmente en los sacramentos; es la fuente de la fe, el modelo del obrar cristiano y el Maestro de nuestra oración.  
 
4. Valor doctrinal del texto

El “Catecismo de la Iglesia Católica” que yo aprobé el 25 de Junio pasado, y cuya publicación ordeno hoy en virtud de la autoridad apostólica, es una exposición de la fe de la Iglesia y de la doctrina católica, atestiguadas o iluminadas por la Sagrada Escritura, la Tradición apostólica y el Magisterio eclesiástico. Lo reconozco como un instrumento válido y autorizado al servicio de la comunión eclesial y como una norma segura para la enseñanza de la fe. ¡Que sirva para la renovación a la que el Espíritu Santo llama sin cesar a la Iglesia de Dios Cuerpo de Cristo, en peregrinación hacia la luz sin sombra del Reino!

 

La aprobación y la publicación del “Catecismo de la Iglesia Católica” constituyen un servicio que el sucesor de Pedro quiere prestar a la Santa Iglesia católica, a todas las Iglesias particulares en paz y comunión con la Sede apostólica de Roma: el de sostener y confirmar la fe de todos los discípulos del Señor Jesús (cf. Lc 22,32), así como de reforzar los vínculos de la unidad en la misma fe apostólica.

 

Pido, por tanto, a los pastores de la Iglesia y a los fieles que reciban este Catecismo con un espíritu de comunión y lo utilicen asiduamente al realizar su misión de anunciar la fe y llamar a la vida evangélica. Este Catecismo les es dado para que les sirva de texto de referencia seguro y auténtico en la enseñanza de la doctrina católica, y muy particularmente en la composición de los catecismos locales. Es ofrecido también a todos los fieles que deseen conocer mejor las riquezas inagotables de la salvación (cf. Jn 8,32). Quiere proporcionar un sostén a los esfuerzos ecuménicos animados por el santo deseo de unidad de todos los cristianos, mostrando con exactitud el contenido y la coherencia armoniosa de la fe católica. El “Catecismo de la Iglesia Católica” es finalmente ofrecido a todo hombre que nos pida razón de la esperanza que hay en nosotros (cf. 1 P 3,15). y que quiera conocer lo que cree la Iglesia católica.

 

Este Catecismo no está destinado a sustituir los catecismos locales debidamente aprobados por las autoridades eclesiásticas, los Obispos diocesanos y las Conferencias episcopales, sobre todo cuando han recibido la aprobación de la Sede apostólica. Está destinado a alentar y facilitar la redacción de nuevos catecismos locales que tengan en cuenta las diversas situaciones y culturas, pero que guarden cuidadosamente la unidad de la fe y la fidelidad a la doctrina católica.
 

 5. Conclusión

Al terminar este documento que presenta el “Catecismo de la Iglesia Católica” pido a la Santísima Virgen María, Madre del Verbo encarnado y Madre de la Iglesia, que sostenga con su poderosa intercesión el trabajo catequético de la Iglesia entera a todos los niveles, en este tiempo en que la Iglesia está llamada a un nuevo esfuerzo de evangelización. Que la luz de la verdadera fe libre a la humanidad de la ignorancia y de la esclavitud del pecado para conducirla a la única libertad digna de este nombre (cf. Jn 8,32): la de la vida en Jesucristo bajo la guía del Espíritu Santo, aquí y en el Reino de los cielos, en la plenitud de la bienaventuranza de la visión de Dios cara a cara (cf. 1 Co 13,12; 2 Co 5,6–8).

 

Dado el 11 de Octubre de 1992, trigésimo aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II y año decimocuarto de mi pontificado.
 

Ioannes Paulus Pp II 

“PADRE, esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero y a tu enviado Jesucristo” (Jn 17,3). “Dios, nuestro Salvador...quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad” (1 Tim 2,3–4). “No hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres por el que nosotros debamos salvarnos” (Hch 4,12), sino el nombre de JESUS.
 

I La vida del hombre: conocer y amar a Dios
 
1 Dios, infinitamente Perfecto y Bienaventurado en sí mismo, en un designio de pura bondad ha creado libremente al hombre para que tenga parte en su vida bienaventurada. Por eso, en todo tiempo y en todo lugar, está cerca del hombre. Le llama y le ayuda a buscarlo, a conocerle y a amarle con todas sus fuerzas. Convoca a todos los hombres, que el pecado dispersó, a la unidad de su familia, la Iglesia. Lo hace mediante su Hijo que envió como Redentor y Salvador al llegar la plenitud de los tiempos. En él y por él, llama a los hombres a ser, en el Espíritu Santo, sus hijos de adopción, y por tanto los herederos de su vida bienaventurada.

 

2 Para que esta llamada resuene en toda la tierra, Cristo envió a los apóstoles que había escogido, dándoles el mandato de anunciar el evangelio: “Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28,19–20). Fortalecidos con esta misión, los apóstoles “salieron a predicar por todas partes, colaborando el Señor con ellos y confirmando la Palabra con las señales que la acompañaban” (Mc 16,20).

 

3 Quienes con la ayuda de Dios han acogido el llamamiento de Cristo y han respondido libremente a ella, se sienten por su parte urgidos por el amor de Cristo a anunciar por todas partes en el mundo la Buena Nueva. Este tesoro recibido de los apóstoles ha sido guardado fielmente por sus sucesores. Todos los fieles de Cristo son llamados a transmitirlo de generación en generación, anunciando la fe, viviéndola en la comunión fraterna y celebrándola en la liturgia y en la oración (cf. Hch 2,42).

 

 
II Transmitir la fe: La Catequesis
 
4 Muy pronto se llamó catequesis al conjunto de los esfuerzos realizados en la Iglesia para hacer discípulos, para ayudar a los hombres a creer que Jesús es el Hijo de Dios a fin de que, por la fe, tengan la vida en su nombre, y para educarlos e instruirlos en esta vida y construir así el Cuerpo de Cristo (cf. Juan Pablo II, CT 1,2).

 

5 En su sentido más restringido, “globalmente, se puede considerar aquí que la catequesis es una educación en la fe de los niños, de los jóvenes y adultos que comprende especialmente una enseñanza de la doctrina cristiana, dada generalmente de modo orgánico y sistemático con miras a iniciarlos en la plenitud de la vida cristiana” (CT 18).

 

6 Sin confundirse con ellos, la catequesis se articula dentro de un cierto número de elementos de la misión pastoral de la Iglesia, que tienen un aspecto catequético, que preparan para la catequesis o que derivan de ella: primer anuncio del Evangelio o predicación misionera para suscitar la fe; búsqueda de razones para creer; experiencia de vida cristiana: celebración de los sacramentos; integración en la comunidad eclesial; testimonio apostólico y misionero (cf. CT 18).

 

7 “La catequesis está unida íntimamente a toda la vida de la Iglesia. No sólo la extensión geográfica y el aumento numérico de la Iglesia, sino también y más aún su crecimiento interior, su correspondencia con el designio de Dios dependen esencialmente de ella” (CT 13).

 

8 Los periodos de renovación de la Iglesia son también tiempos fuertes de la catequesis. Así, en la gran época de los Padres de la Iglesia, vemos a santos obispos consagrar una parte importante de su ministerio a la catequesis. Es la época de S. Cirilo de Jerusalén y de S. Juan Crisóstomo, de S. Ambrosio y de S. Agustín, y de muchos otros Padres cuyas obras catequéticas siguen siendo modelos.

 

9 El ministerio de la catequesis saca energías siempre nuevas de los Concilios. El Concilio de Trento constituye a este respecto un ejemplo digno de ser destacado: dio a la catequesis una prioridad en sus constituciones y sus decretos; de él nació el Catecismo Romano que lleva también su nombre y que constituye una obra de primer orden como resumen de la doctrina cristiana; este Concilio suscitó en la Iglesia una organización notable de la catequesis; promovió, gracias a santos obispos y teólogos como S. Pedro Canisio, S. Carlos Borromeo, S. Toribio de Mogrovejo, S. Roberto Belarmino, la publicación de numerosos catecismos.

 

10 No es extraño, por ello, que, en el dinamismo del Concilio Vaticano segundo (que el Papa Pablo VI consideraba como el gran catecismo de los tiempos modernos), la catequesis de la Iglesia haya atraído de nuevo la atención. El “Directorio general de la catequesis” de 1971, las sesiones del Sínodo de los Obispos consagradas a la evangelización (1974) y a la catequesis (1977), las exhortaciones apostólicas correspondientes, “Evangelii nuntiandi” (1975) y “Catechesi tradendae” (1979), dan testimonio de ello. La sesión extraordinaria del Sínodo de los Obispos de 1985 pidió “que sea redactado un catecismo o compendio de toda la doctrina católica tanto sobre la fe como sobre la moral” (Relación final II B A 4). El santo Padre, Juan Pablo II, hizo suyo este deseo emitido por el Sínodo de los Obispos reconociendo que “responde totalmente a una verdadera necesidad de la Iglesia universal y de las Iglesias particulares” (Discurso del 7 de Diciembre de 1985). El Papa dispuso todo lo necesario para que se realizara la petición de los padres sinodales.

 

 
III Fin y destinatarios de este catecismo
 
11 Este catecismo tiene por fin presentar una exposición orgánica y sintética de los contenidos esenciales y fundamentales de la doctrina católica tanto sobre la fe como sobre la moral, a la luz del Concilio Vaticano II y del conjunto de la Tradición de la Iglesia. Sus fuentes principales son la Sagrada Escritura, los Santos Padres, la Liturgia y el Magisterio de la Iglesia. Está destinado a servir “como un punto de referencia para los catecismos o compendios que sean compuestos en los diversos países” (Sínodo de los Obispos 1985. Relación final II B A 4).

 

12 Este catecismo está destinado principalmente a los responsables de la catequesis: en primer lugar a los Obispos, en cuanto doctores de la fe y pastores de la Iglesia. Les es ofrecido como instrumento en la realización de su tarea de enseñar al Pueblo de Dios. A través de los obispos se dirige a los redactores de catecismos, a los sacerdotes y a los catequistas. Será también de útil lectura para todos los demás fieles cristianos.

1 comentario: