viernes, 26 de junio de 2015

Hasta después del verano si Dios quiere.

Dios les bendiga siempre a todos, y a vuestras familias,

Hemos llegado ya al tiempo de verano, y es tiempo también en crecer nuestro amor a Dios, perseverar siempre en su Santísima Voluntad. En los tiempos para las vacaciones, no demos tregua al demonio nuestro enemigo, no se da nunca a las vacaciones, y si nos sorprende sin oración, nos ensuciará de una o de otra forma, la ira, la impureza, cuidado con las playas y piscinas, pues es donde trabaja más el demonio para hacer caer en un pensamiento impuro. Que nadie diga que no caerá, porque termina estrellándose contra el pecado.

Hay mucho peligro también en las calles, por eso nunca debemos consentir que nuestros ojos vayan tras el pecado, ya que muchas almas se convierten en instrumentos de impudicias. No necesitamos mirarles a esas personas, pues  tengamos nuestra mirada fija en el Señor Dios nuestro, y nos libraremos de un sin fin de caídas con el pensamiento...

Si Dios quiere, volveré para octubre o noviembre a escribir en este blog, y compartir algunas cosas.

No dejemos de orar nunca con devoción el Santo Rosario, recemos unos por otros.

viernes, 12 de junio de 2015

El Sagrado Corazón de Jesús . Meditaciones espirituales

A Dios damos gracias todos los días, porque nos ama, pero debemos preguntarnos ¿Hasta qué punto yo quiero amar a Cristo? Yo sé que me ama, y te ama a ti, pero con frecuencia cuando obramos alguna cosa... ¿esto me lleva a amar a Cristo con todo mi corazón y con toda mi alma?, y solamente lo comprenderemos si nos abrimos al Espíritu Santo, la oración atenta. Y a propósito de la oración, hay diferencias entre rezar sólo o con la comunidad. Si el alma desea perfeccionarse en la oración, es importante rezar solo, pues en ese deseo de purificación, el orante no se da a la carrera en la oración, pues hay grupos de comunidades, que hacen lo contrario, y es que como si te obligaran a rezar a la carrera, apagando de esta manera el fervor y la devoción. Yo nunca me acostumbraré rezar a toda prisa, de forma atropellada, ¡no quiero acostumbrarme a esto!, por eso, yo creo, que la mejor manera de orar, es que tú mismo estés pensando en el sentido de la oración, que se comprenda bien.
 
No se debe generalizar, porque hay comunidades de orantes, que son almas muy espirituales, por ejemplo, las almas contemplativas, ellos saben bien lo que es orar.
Seguimos en el mes del Sagrado Corazón de Jesús. Y como lo dedicamos al Divino Salvador, Él es verdadero Maestro de oración.

jueves, 11 de junio de 2015