miércoles, 23 de mayo de 2012

Necesidad de educar a los niños con el mismo sentir de la Iglesia Católica

Cuando el cristiano desde su infancia, aprende la sana doctrina de la Iglesia Católica, tiene necesidad de practicar los santos mandamientos y preceptos de Dios y de nuestro Señor Jesucristo, y de la Iglesia Católica.
Es muy terrible conocer que hay maltratadores; niños contra sus padres o padres contra sus hijos. 
¿cuál es el problema de esta injusticia? Yo lo veo así: es cuando en esa familia, ya no cuenta con Dios, y nunca han aceptado al Señor Jesús en el propio corazón. Que el ejemplo de la Sagrada Familia de Nazaret, no les causa efecto, van a la suya.
El enemigo de las almas tiene mucho poder, un inmenso poder en esas almas que no dedican su vida a la oración, que no le interesan los sacramentos, ni asisten a la Sagrada Misa. ¿Pretenden todavía que las cosas les vayan bien?
Si les fuera bien, habría paz y comprensión en el hogar familiar cristiano. Porque se encomiendan a Dios, todos los días, y el demonio no puede hace nada para hacerles caer en la suciedad del pecado.
Si las cosas le van mal, es porque, dicen que no necesitan a Dios, ni a la Iglesia Católica, aún más, hacen la guerra a Dios. Batalla perdida de los enemigos de Dios.
Muchos padres consienten todo los caprichos de sus hijos e hijas, cuando son pequeños, “son niños, –dicen– no pasa nada por comprarle esto o aquello”, es una costumbre que el niño a cogido, y astutamente, se las ingenian para salirse con la suya.  

Generalmente, los padres ateos no saben que están criando hijos del que un día serán víctimas. Pero también sufren padres católicos, por sus hijos que influenciado por las malas costumbres, malas compañías de otros niños de la misma edad: compañeros de colegios, vecinos, incluso por algunos adultos.
Los niños llegan a engañar a sus padres con mentiras cuando se les pregunta por alguna cosa, y defenderse escondiéndose en la mentira, es el inicio de los fracasos del futuro.
La televisión también es una mala influencia para la inocencia de los niños, en el lenguaje, en los actos impuros, en la violencia, en los insultos, blasfemias, groserías. Los padres cristianos han de evitar que sus hijos se entretengan de esas forma.
Los padres de familia cristiana, son los primeros educadores de sus hijos, luego viene los tutores para el aprendizaje de la doctrina: sacerdotes, religiosos y religiosas, catequistas, pueden hacer, y lo hacen, cuando se comprometen con los Sagrados Corazones de Jesús y María Santísima, siempre guiados por la Iglesia Católica, a que esos niños, sean los mejores en el futuro, en los años venideros.
 Ser padres cristianos, es vivir con el mismo sentir de la Iglesia Católica, pero dentro de la vocación a la santidad, del matrimono que Dios le ha concedido. Tiene una importante misión de Dios que no puede echarlo en el olvido, es la educacion.

El Papa, en sus enseñanzas tiene palabras muy importantes para las familias cristianas, y los que de verdad aman a sus hijos, no hacen oído sordo,

Los niños suelen hacer las cosas, sin que sus padres se enteren. Saben que están haciendo el mal, porque a espaldas de sus padres, y no delante de ellos, comienzan su mala educación, según leemos en uno de los enlaces.

De hecho, es la sociedad la que educa a que los niños sean crueles, maltratadores, porque pone los medios para ello, como lo referido más arriba, la violencia y todo tipo de delitos, que hay en la televisión, en los juegos infantiles, en el rechazo profundo a Dios, en las persecuciones a la Iglesia Católica, a los obispos, sacerdotes, incluso las calumnias y difamaciones contra los Papas, etc. Todo esto, son los adultos, enemigos de Dios y de la Iglesia Católica, son  los principales responsables, de que tantos niños salgan extraviados. Porque las obscenidades que el niño llega a hacer, lo ha aprendido de los adultos perversos y malignos.
Si no hay sinceridad lo que le queda es la hipocresía, la sociedad quieren niños educados, pero ellos no los educan por ese camino, y se hace notar en la variedad de canales laicistas de la televisión y la radio, fabricas de pecados mortales, los pobres niños inocentes terminan corrompidos,  

La buena noticia existe, y es educar a los niños en la caridad, en el amor de Cristo, con el mismo sentir de la Iglesia Católica, y muchos padres están en ello, pues aman a sus hijitos, para que en el futuro sea la alegría de quienes le conozca, la sociedad, en el colegio, en el trabajo, incluso en la jubilación, siempre tendrá algo bueno y útil que hacer para el bien de España, del país que sea...

 Los educadores, que no son sus padres, tienen la tarea de educar cristianamente a los niños y jovenes como hicieron tantos y tantos santos y santas, para llevarlos a la Vida eterna.

En los hogares cristianos, debe ser campo de paz y amor familiar, donde las sombras de las tinieblas,


  •  Hace algunos años, escribí unas reflexiones sobre uno de los Diez mandamientos de Dios, con la doctrina espiritual de San Alfonso María de Ligorio y textos de las Sagradas Escrituras. Este tema, lo he actualizado en el día de hoy, pero no lo tengo en Internet, son 18 páginas, y ocho comentarios y notas, al pie de págna. Pero un resumen lo tenemos aquí: PADRES 
Los padres deben educar a los niños, mientras aún pueden, pues muchos padres que lo han dejado para cuando el niño ya tiene más edad, con un rotundo fracaso. Los padres que no son creyentes, están sumergidos en la tristeza más amarga, porque no saben como hacer más para el bien del niño. En todo debe contarse con la ayuda de la vida de Gracia, los que no creen, no esperan nada de Dios.

Los Diez mandamientos son necesarios para que el niño, la niña, sea una persona digna en el futuro. Sin olvidarnos que es necesaria la guía prudente de la Iglesia Católica, pues no hay otro camino para vivir dignamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada